domingo, 26 de julio de 2009

Chat in the Templo....

Maravilloso...las personas mas normales son las que mas te ensenian...
Despues de una interesantisima charla con un monje dentro de un templo, al que pudimos preguntar muchas cosas sobre la cultura en Tailandia y sobre Budismo, nos encontramos con un hombre fuera...
Con una sonrisa preciosa nos invito a probar la fruta que estaba comiendo, y al ver que nos gusto cogio un monton de frutos mas, justo de un arbol que habia alli, en el jardin del templo...

Aunque supuestamente ya nos ibamos de alli, hemos pasado media tarde hasta que oscurecio charlando con ese hombre tambien .O mas bien escuchandolo.
Y ha sido increible, todo lo que he aprendido en ese tiempo...

El cuidaba del jardin y de los monjes...Y la verdad que no solo en sus palabras estaba lleno de amor.Su sonrisa ya hablaba por si sola.
Ha sido increible, y super bonito.
Como las cosas que no esperamos, y simplemente suceden.
(Esta bien no caminar con mucha prisa para no perdernos esos momentos ni a esas personas que tiene algo que contarnos, y sin ellos querer quizas, que enseniarnos)

Y Gracias a Roberto, un amigo del camino, puedo encontrar las palabras que definirian a estos 2 hombres que encontre en el templo...
Copio su entrada, porque estoy segura que no le importara en absoluto.

Huellas

Unas palabras inspiradoras de Omram Mikhaël Aïvanhov.
Este es uno de los principios budistas que mas me gusta y que mas me creo.
Que tengais un buen dia
!Roberto.
"De algunos seres excepcionales se dice que llevan en la frente una marca que les distingue de todos los demás. Y es cierto, pero no es una huella que haya sido puesta por una entidad visible o invisible del exterior; este signo viene del interior, es la expresión de su realización espiritual. Porque todo lo que un hombre vive, sus pensamientos, sus sentimientos, sus estados de conciencia, sus actos, todo queda registrado y deja huellas no sólo a su alrededor, sino también y principalmente en su interior.Todo nuestro ser está impregnado, moldeado, formado por las manifestaciones de nuestra vida psíquica. Sí, es una ley: cada vez que manifestamos bondad, justicia, paciencia, amor... estas virtudes se inscriben en nosotros, y no sólo se inscriben en nosotros, sino que crean a nuestro alrededor una especie de campo magnético que atrae del espacio fuerzas benéficas que nos protegen. Y porque en algunas personas este magnetismo es muy poderoso, se pudo afirmar que estaban marcadas con una señal especial."
-Omram Mikhaël Aïvanhov (1900-86). Pensamientos cotidianos. Su obra está publicada en España por la Asociación Prosveta Española- http://www.prosveta.es/

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Un día un hombre anciano me dijo:"Cuando en una parte del mundo se abre una botella de vino,en la otra parte una mariposa aletea sus alas".Ya sé que se sostiene con alfileres pero...bueno,si, me lo he inventado.Sólo quería decirle que le sigo la pista,y que seguiré abriendo botellas para que pueda seguir moviendo esas lindas alas hasta donde su corazón le lleve.Besos.
Sino.

anónimo dijo...

si la mariposa y su querida hermanita están felices, nosotros también lo estamos (y somos el señor mayor y la queti).

an?nimo dijo...

Gracias por seguir compartiendo las experiencias que estás viviendo.
Es un privilegio tener cerca a gente que te ayudan a crecer.
Y otro privilegio el tener capacidad y apertura a recibir esas enseñanzas.
Sigue volando y sigue creciendo

Ŧirє dijo...

para copiarlo...guardarlo...y recordarlo de cuando en cuando..
hermosisimo mariposa...
un abrazo grandeeeeeeee