lunes, 27 de octubre de 2008

Confiar...












2 comentarios:

Felipao dijo...

Como una mariposa encima de la cima...
El otro día una mariposa se cruzó en mi camino, creo que ha venido de África... era preciosa, tonos azules y naranjas, bastante grande. Muy exótico para Sevilla en los tiempos que corren. Hacía viento y ella intentaba posarse en un árbol del descampado de la antigua cárcel Sevilla 1, lugar muy cerca de donde vivo y donde suelo ir a sacar al perro que vive en mi casa.
Se me olvidó decirte: en euskera "mariposa" se dice "tximeleta".
Un abrazo.

Felipe dijo...

... creo que lo dejé incompleto: intentaba posarse en las ramas medias de un árbol pero el viento no la dejaba. La observé unos segundos y cuando remontó el vuelo la seguí, igual que el muñecote de la ilustración... pero se me perdió de vista... no es tan fácil seguir a una mariposa en la ciudad.